Los beneficios laborales tienden a cambiar para garantizar la estadía del empleado

EL UNIVERSAL

Caracas.- La inflación ha hecho que la efectividad de los salarios, en comparación con los de la región, se vea afectada para quien trabaja en el sector formal. Para las organizaciones, el costo, cuando se lleva a paquetes anuales, bonos, utilidades, prestaciones y todo el tema de beneficios adicionales, se convierte en un aspecto que incluso puede afectar las operaciones.

Sin embargo, las tendencias en Venezuela han demostrado que numerosas empresas comienzan a adaptar, diversificar y transformar la capacidad de los beneficios que dan a sus empleados, cambiando las relaciones laborales sustentadas en los horarios, por otras orientadas a objetivos alcanzados. Así lo revela la 25ª Encuesta Nacional de Salarios que será presentada el próximo 18 de Julio en Caracas.
Este estudio ofrece datos vitales para que las empresas puedan ajustar sus sistemas de compensación y beneficios, aportando información sobre escenarios económicos.
La Asociación Venezolana de Gestión Humana (AVGH) ha hecho la convocatoria a las empresas de todo el país para que conozcan esta “radiografía del sector” y Mirna González, directora de la institución, compartió con El Universal parte de los resultados alcanzados.
Las empresas, según explica, están evaluando cómo el ambiente inflacionario les afecta y han puesto en la mesa alternativas para que las remuneraciones a los empleados no se conviertan en un factor de deserción. “A nivel laboral se ha detectado que hay preocupación por retener el personal y se comienza a hablar de un salario emocional y otro relacional”, explica.
Uno de los aspectos es perfilar buenos ambientes laborales y revisar la visión liderazgo en la organización. “El 85% de las personas, en un tiempo normal renunciaban a los jefes, no a la empresa. De allí que el tema clave, hoy por hoy, es el liderazgo. Si el salario no alcanza, con un clima organizacional tóxico, estamos impulsando la salida del empleado”.
González indica que las empresas comienzan a comprender que “el salario tiene otros componentes que van hacia lo emocional, el liderazgo y qué puede ofrecerse para que el empleado se sienta comprometido y no retenido por necesidad”.
Asegura que en este momento “el dinero, afectado por el tema inflacionario, no se constituye como determinante definitivo para que un empleado se quede. No vas a lograr nada, ni que aumentes mensualmente, sin un claro objetivo de darle también ese salario emocional o salario relacional, que tiene mucho más valor hoy en día”.
Indica que en la cita del 18 de julio presentarán las tendencias salariales con expertos que han detectado cómo “el concepto de comisión por ventas o el hacer a los empleados accionistas, son prácticas que se tienen que poner en la mesa”.
Ofrecer más
Reitera González que ese trabajo de ampliar los beneficios para los trabajadores, más allá del dinero, involucra no solo a Recursos Humanos, se necesita planificación, finanzas presupuestos, para alcanzar buenos resultados.
“Empresarios, comercios, pequeñas empresas y hasta emprendimientos… para todos estos factores se hace necesario revisar el tema salarial y determinar qué se puede ofrecer a los empleados que no sea simplemente dinero”.
Lo que arrojan las tendencias 
Precisa Mirna González que “las nuevas generaciones están manejando el tema laboral de manera distinta e inclusive tienen una conexión distinta con su trabajo”. Adicional al tema país, explica que las “soluciones virtuales” y trabajos remotos han permitido que “se flexibilicen los horarios. De hecho el mismo empleado te lo exige, pues necesita distintos ingresos y eso se lo da la virtualidad”.
Agrega que “bajo el tema de la presión de los horarios, las empresas han optado por decirle al empleado que maneje su propio tiempo, pero se le ata a resultados, porque se necesita eficiencia”.
Se trata, reitera, de salarios o beneficios laborales atados ahora a objetivos y no a horarios. “Las empresas modernas fueron más flexibles y sabían que este iba a ser el futuro. También han comprendido el tema de la reducción de puestos, apuntando a que quienes se queden tengan que manejar más responsabilidades”.
Destaca que “la tendencia es hacer más cosas y que las actividades se diversifiquen. Si antes éramos especialistas, ahora tenemos que serlo en muchas más áreas”, afirma. Otra de las tendencias que se ampliarán en la presentación de la encuesta apunta a que las empresas reducen costos físicos y costos de movilidad.
“Los bancos tienen el tema del personal en sus agencias, por ejemplo, sin embargo, mejoran su plataforma hacia la banca virtual para no decaer en su atención”.
Regreso a la dinámica 
En el sector servicios, por ejemplo, se están “rescatando profesionales de otras generaciones. Esas personas que se jubilaron y pueden adaptarse a los nuevos espacios vacantes son un gran recurso”, dice.
Sobre esto asegura que “el encuentro generacional implica trabajos de aceptación”. Indica que “las relaciones laborales han cambiado y los salarios son solo una muestra de ello. Los profesionales independientes son emprendedores y las empresas han tenido que entender eso. El mismo empleado manifiesta los ofrecimientos que se le hacen y se otorga permisividad para cumplir los objetivos y mantener niveles de productividad”.
Es directa al afirmar que: “Es obsoleto el concepto de empleados exclusivos”.
Los servicios y sus cambios 
Los sectores de comida rápida han experimentado mutaciones ligadas a la migración de jóvenes del país hacia otras latitudes. “Ello ha hecho que muchas empresas del ramo flexibilizaran el perfil que buscaban”.
Destaca cómo una red de cafeterías, muy conocida, dio ingreso personas mayores, cambiando el perfil de sus talentos, obteniendo como resultado modificación de los ambientes de sus restaurantes y sus ritmos. “Los nuevos empleados, de generaciones mayores, han demostrado que tienen quizás menos rapidez, pero ofrecen un mejor servicio”.
Asegura que el área de atención al público es muy sensible, pues su personal está ligado a “salarios mínimos”, de allí que el tema emocional es vital para retener al recurso humano y garantizar que haga bien su trabajo. “Mantener la operación se logra diversificando las responsabilidades en el equipo con el que se cuente”, concluye.
Sobre la encuesta 
– La 25ª Encuesta Nacional de Salarios examina escalas de ingresos que otorgan las empresas en su organigrama.
– El responsable del estudio es Raúl Briceño, experto en materia salarial, contratos colectivos, planificación y gestión humana.
– Es uno de los análisis más formales y continuos que se realizan en Venezuela y su data informa los promedios por posición.
– La información además provee data comparativa entre las cifras oficiales y las que se otorgan en el sector privado.
– Es un referente para la gestión de recursos humanos, finanzas y planificación.
– En las presentaciones de resultados se expondrán recomendaciones a las empresas para visualizar elementos de compensación y beneficios.

José Guerra: Se espera una segunda prórroga para la reconversión monetaria

EL UNIVERSAL

 

Caracas.– El miembro de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional (AN), diputado José Guerra, aseguró este jueves que se espera una segunda prórroga para la reconversión monetaria, que está prevista, según el Gobierno, para el próximo 4 de agosto.

“No están los billetes para la nueva reconversión monetaria, no sabemos si han llegado o no. Se espera un nuevo plazo para la reconversión”, expresó el parlamentario durante una entrevista en Unión Radio.
Guerra manifestó que este proceso de reconversión monetaria se realizó de manera “apresurada”.  “El día que se anunció la reconversión había en circulación unas 16 mil millones de piezas” del actual cono monetario  y “no había oportunidad, ni chance ni modo ni manera, para recaudar o recoger esos billetes”.
A propósito del denominado Bolívar Soberano, el diputado consideró que eliminarle tres ceros a los precios es un “error monumental” porque confundirán a la población.
Aseveró que “la idea del Gobierno es emitir un decreto mediante el cual se le quiten tres ceros a la moneda” y describió que con esto “el billete de 500 bolívares ahora pasaría a tener mayor capacidad, entonces eso crearía un enredo, porque la gente va a tener por una parte un billete que tiene cinco y dos ceros, pero por otra hay un decreto que el comerciante va a tener que asimilar donde a los precios se le quitan tres ceros al final”.
El pasado mes de junio, el presidente de la República, Nicolás Maduro, informó que la reconversión monetaria prevista inicialmente para el 4 de junio fue reprogramada para el próximo 4 de agosto, en ese sentido Guerra sostuvo que la nueva familia de billetes aún no está lista.
El parlamentario señaló que el Banco Central de Venezuela (BCV) está contemplando restar otros tres ceros más a la moneda, lo que, a su juicio, sería un error que terminará confundiendo a los venezolanos.
“Hay algunos precios que no se podrán cobrar si se le quitan seis ceros a a la moneda, como por ejemplo el de la gasolina, el agua” y explicó que “los servicios públicos no se podrán cobrar porque el billete de mayor denominación sería de 500 bolívares”.
Por otra parte, el legislador enfatizó que la hiperinflación es una complicación de carácter “macroeconómica” que debe ser tratada con “experticia”.

ANCE advirtió sobre las consecuencias de la hiperinflación en la economía

El Nacional

La Academia Nacional de Ciencias Económicas (ANCE) advirtió a la población sobre las consecuencias de la hiperinflación que afecta al país.

Indicaron que los aumentos de salario y los bonos otorgados a través del carnet de la patria no evitan el colapso de la capacidad adquisitiva de la población, sino que acentúan la hiperinflación.

“En este marco de terribles estragos causados sobre la población venezolana, seguir argumentando la

existencia de una supuesta ‘guerra económica’ para mantener las actuales políticas no hace más que ocultar las verdaderas razones que originan estas calamidades”, dijo en un comunicado.

Informaron que la hiperinflación en Venezuela está entrando al octavo mes y a pesar de eso no existe voluntad política para tomar medidas al respecto.

ANCE exhortó al gobierno a rectificar sus políticas para revertir el deterioro de la calidad de vida de los venezolanos.

Asociación Nacional de Institutos Educativos Privados preocupada por cierre de instituciones

El Universal

Los directivos de la Asociación Nacional de Institutos Educativos Privados (Andiep) aseguran estar muy preocupados por el cierre de instituciones en todo el país a consecuencia de la crisis nacional.

Janet Márquez, directora de Finanzas de la referida institución, declaró en la isla de Margarita, que hay estados en los que hasta 3 y 4 colegios han anunciado la imposibilidad de seguir atendiendo alumnos básicamente por la falta de docentes para cubrir el currículo académico.

“La situación económica de los planteles es una realidad, sin embargo, en acuerdo con los representantes más o menos los gastos se pueden sobrellevar, pero el mayor problema lo estamos teniendo con el éxodo de profesores; está siendo muy difícil encontrar maestros y profesores para bachillerato y eso no permite ofrecer una educación de calidad”.

Ante la situación Márquez sostiene, que el reinicio del año escolar en el mes de septiembre estará marcado por una gran expectativa, pues nuevas instituciones podrían declarar el cese de actividades.

La situación está obligando al ajuste mensual de matrículas, aportes en divisas, y en el caso de algunos han decidido no recibir alumnos nuevos, sino terminar de graduar de sexto grado y quinto año a los alumnos que ya estén registrados.

“Hay estados que tienen hasta tres colegios que van a cerrar por la situación que se vive. En Nueva Esparta tenemos varios colegios que ya pasaron circular, en algunas regiones nos han informado que están vendiendo mobiliario e inclusive en Valencia han estado regalando el material para apoyar a las escuelas que sigan funcionando”, advirtió la dirigente gremial, reiterando el término cierre técnico, para calificar la situación actual.

La directora dijo que “es realmente lamentable que justo cuando el mundo está en avanzada y siendo la educación la base de formación de la sociedad, en Venezuela las escuelas tengan que cerrar porque hay dificultades para cubrir las plazas de trabajo en el sector educativo”.

 

Comisión de Finanzas de la AN estimó contracción de 12% del PIB en primer trimestre de 2018

EL UNIVERSAL
Caracas.- El miembro de la Comisión Permanente de Finanzas, Ángel Alvarado, indicó este miércoles que la caída del Producto Interno Bruto (PIB) es un reflejo de la disminución de consumo de los venezolanos y del “empobrecimiento” del país.

En rueda de prensa, Alvarado especificó que en el primer trimestre del año “tenemos una contracción de la actividad económica del 12% comparado con el primer trimestre de 2017”.
Alvarado acotó, según Unión Radio, que es una “recesión histórica de 12 trimestres consecutivos, solo superada por tres episodios similares en la historia moderna: Liberia (1980), Tayikistán (1991) y la Gran Depresión de 1870”.
El Banco Central de Venezuela (BCV) tiene tres años sin publicar el índice de actividad económica.

El gobierno exige a los empresarios entregar 70% de la producción. El Nacional

Carlos Larrazábal, presidente de Fedecámaras, dijo que el gremio rechaza de manera contundente que se quiera obligar a los productores a entregar ese porcentaje de su producción al gobierno. “Eso es un intervencionismo, ya a una etapa en extremo, que seguirá afectando al productor y agudizando el abastecimiento y la crisis que estamos viviendo todos los venezolanos”.

El gobierno no informó cómo les pagarían a los empresarios el porcentaje de producción que estarían obligados a entregar. “No hay certeza de precios”, aseguró.

El directivo advirtió que para los distribuidores privados no va a quedar prácticamente nada y los consumidores se van a encontrar con los anaqueles vacíos. “Si la producción se va a destinar mayoritariamente al gobierno para que la entreguen de forma populista y con manejo ideológico a las personas que ellos consideren, los que no tengan acceso a esos canales de distribución oficiales no podrán conseguir productos de ninguna manera”. Indicó que con esa medida también se va a alimentar el bachaqueo.

Informó que en la reunión del miércoles no se llegó a un consenso con respecto al ajuste de los precios. Añadió que no puede haber un sistema de control de precios que sea rígido, se debe permitir la libre oferta y la demanda porque los precios varían. “El gobierno está vendiendo los pocos insumos que hay a unos precios sustancialmente más altos a los que teníamos el año pasado”.

Larrazábal dijo que en la reunión comenzaron analizando una lista de 15 productos, entre ellos arroz, azúcar y maíz. Sin embargo, a pesar de que Fedeagro es el principal gremio de productores agropecuarios del país, que producen esos rubros, no los convocaron formalmente, indicó su presidente, Aquiles Hopkins.

Se profundiza el control. La vicepresidente Delcy Rodríguez pidió a gobernadores y alcaldes apoyar el relanzamiento del Plan 50, presentado por primera vez por el presidente Maduro en septiembre pasado para establecer el nuevo precio de los alimentos. “Con la articulación del gobierno nacional, los gobiernos regionales y las mesas técnicas donde participan las comunidades, saldremos adelante para garantizar la Venezuela potencia”, afirmó.

Con la exigencia a los empresarios de entregar parte de la producción, el gobierno profundiza el control de la producción, distribución y comercialización de los alimentos. El 30 de enero la asamblea nacional constituyente aprobó la Ley de los consejos productivos de los trabajadores, que faculta al Ejecutivo a intervenir en los procesos de elaboración de una empresa.

Solo cuatro meses después, a finales de mayo, el mandatario anunció la toma de los mercados municipales para “expulsar a las mafias que ocasionan el incremento de los precios de los productos”, medida que redujo 50% las ventas por la caída de la afluencia de consumidores debido al temor a una posible acción violenta de funcionarios del Estado.

“La misma fórmula”. El presidente Nicolás Maduro advirtió ayer a las cadenas de supermercados que tomarán “medidas radicales” si incumplen la Ley de precios acordados. “Pónganse a derecho, les doy una oportunidad o cumplen con la Ley de precios acordados o respetan los mecanismos de fijación de precios, o la revolución tomará medidas radicales”, amenazó. “Nosotros vamos a lograr el milagro económico, y lo digo, estoy dispuesto a hacerlo por las buenas o por las malas”, agregó.

No es la primera vez que Maduro amenaza a los supermercados. A principios de enero funcionarios de la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos fiscalizaron 214 establecimientos de 26 cadenas y bajaron los precios de los productos a los que marcaban el 15 de diciembre pasado. Esta medida acabó con inventarios y profundizó el desabastecimiento.

“No hay nada nuevo en lo que dice el presidente. Ni siquiera ha tenido la creatividad de anunciar algo diferente”, expresó María Carolina Uzcátegui, presidente de Consecomercio. “Repiten y repiten la misma fórmula y por supuesto lo único que van a obtener son los mismos resultados: el desabastecimiento de los productos que tratan de controlarle los precios y la aparición de los mismos productos en mercados no formales con precios altos”.

Sostuvo que cuando un comerciante, empresario, industrial o productor, en cualquier eslabón de la cadena, no tiene capacidad de reponer un producto cuyo precio esté regulado, lo dejará de producir y ofrecer. “Nadie va a trabajar a pérdida y menos en la crisis económica en la que estamos”, aseguró.

Recordó que el gobierno le adjudica la responsabilidad de lo que ocurre a otros actores, “cuando la responsabilidad es única y exclusivamente de él”.

 

EL NACIONAL

Acreedores preparan acción colectiva contra Venezuela

El gobierno del presidente Nicolás Maduro ha frenado casi todos los pagos de la deuda externa y ha dejado en default a Venezuela, que tiene una carga crediticia de casi 60 millardos de dólares en bonos extranjeros directos y subsidiarios.

El grupo, llamado Comité de Acreedores de Venezuela, dijo en un comunicado que apunta a un consenso para una acción colectiva que evite “acciones legales disruptivas y costosas alrededor del mundo en busca de reclamos diseñados para beneficiar a ciertos acreedores a expensas de ellos”.

Las acciones del grupo, que en gran medida había permanecido fuera del centro de atención, podrían socavar cualquier acuerdo entre el gobierno y varios acreedores acerca de temas de deuda específicos. Además de la deuda soberana, se deben miles de millones de dólares a quienes poseen bonos de las estatales Petróleos de Venezuela y Electricidad de Caracas.

El anuncio del grupo de acreedores muestra que los inversionistas con papeles en cesación de pagos se están organizando más, pero la mayoría de los observadores del mercado coinciden en que los tenedores de bonos no iniciarán pronto reclamos legales a Venezuela.

Las sanciones financieras estadounidenses hacen casi imposible la reestructuración de la deuda de Venezuela. Además, el enfoque desordenado de Maduro en materia de política económica hace que muchos tenedores de bonos crean que no sería capaz de llevar a cabo una negociación seria de la deuda, añade Reuters.

Periodistas se “rebuscan” ante la crisis por amor al oficio

La censura y autocensura que el gobierno ha impuesto a periodistas y medios de comunicación no es el único impedimento para que los profesionales de la comunicación ejerzan. La crisis económica y social que enfrenta Venezuela perjudica a los comunicadores quienes, al igual que el resto de los ciudadanos, se las deben ingeniar para lograr un poco de liquidez económica.

El índice inflacionario que hace que los precios aumenten, casi con una rapidez inverosímil, afecta a todos los trabajadores venezolanos, desde los que laboran de forma independiente hasta los que tienen una profesión como los periodistas.

La crisis económica lleva a los comunicadores a duplicar sus esfuerzos y realizar varios trabajos para así tener más ingresos que les permitan sortear las dificultades de la inflación y escasez.