Los beneficios laborales tienden a cambiar para garantizar la estadía del empleado

Los beneficios laborales tienden a cambiar para garantizar la estadía del empleado

EL UNIVERSAL

Caracas.- La inflación ha hecho que la efectividad de los salarios, en comparación con los de la región, se vea afectada para quien trabaja en el sector formal. Para las organizaciones, el costo, cuando se lleva a paquetes anuales, bonos, utilidades, prestaciones y todo el tema de beneficios adicionales, se convierte en un aspecto que incluso puede afectar las operaciones.

Sin embargo, las tendencias en Venezuela han demostrado que numerosas empresas comienzan a adaptar, diversificar y transformar la capacidad de los beneficios que dan a sus empleados, cambiando las relaciones laborales sustentadas en los horarios, por otras orientadas a objetivos alcanzados. Así lo revela la 25ª Encuesta Nacional de Salarios que será presentada el próximo 18 de Julio en Caracas.
Este estudio ofrece datos vitales para que las empresas puedan ajustar sus sistemas de compensación y beneficios, aportando información sobre escenarios económicos.
La Asociación Venezolana de Gestión Humana (AVGH) ha hecho la convocatoria a las empresas de todo el país para que conozcan esta “radiografía del sector” y Mirna González, directora de la institución, compartió con El Universal parte de los resultados alcanzados.
Las empresas, según explica, están evaluando cómo el ambiente inflacionario les afecta y han puesto en la mesa alternativas para que las remuneraciones a los empleados no se conviertan en un factor de deserción. “A nivel laboral se ha detectado que hay preocupación por retener el personal y se comienza a hablar de un salario emocional y otro relacional”, explica.
Uno de los aspectos es perfilar buenos ambientes laborales y revisar la visión liderazgo en la organización. “El 85% de las personas, en un tiempo normal renunciaban a los jefes, no a la empresa. De allí que el tema clave, hoy por hoy, es el liderazgo. Si el salario no alcanza, con un clima organizacional tóxico, estamos impulsando la salida del empleado”.
González indica que las empresas comienzan a comprender que “el salario tiene otros componentes que van hacia lo emocional, el liderazgo y qué puede ofrecerse para que el empleado se sienta comprometido y no retenido por necesidad”.
Asegura que en este momento “el dinero, afectado por el tema inflacionario, no se constituye como determinante definitivo para que un empleado se quede. No vas a lograr nada, ni que aumentes mensualmente, sin un claro objetivo de darle también ese salario emocional o salario relacional, que tiene mucho más valor hoy en día”.
Indica que en la cita del 18 de julio presentarán las tendencias salariales con expertos que han detectado cómo “el concepto de comisión por ventas o el hacer a los empleados accionistas, son prácticas que se tienen que poner en la mesa”.
Ofrecer más
Reitera González que ese trabajo de ampliar los beneficios para los trabajadores, más allá del dinero, involucra no solo a Recursos Humanos, se necesita planificación, finanzas presupuestos, para alcanzar buenos resultados.
“Empresarios, comercios, pequeñas empresas y hasta emprendimientos… para todos estos factores se hace necesario revisar el tema salarial y determinar qué se puede ofrecer a los empleados que no sea simplemente dinero”.
Lo que arrojan las tendencias 
Precisa Mirna González que “las nuevas generaciones están manejando el tema laboral de manera distinta e inclusive tienen una conexión distinta con su trabajo”. Adicional al tema país, explica que las “soluciones virtuales” y trabajos remotos han permitido que “se flexibilicen los horarios. De hecho el mismo empleado te lo exige, pues necesita distintos ingresos y eso se lo da la virtualidad”.
Agrega que “bajo el tema de la presión de los horarios, las empresas han optado por decirle al empleado que maneje su propio tiempo, pero se le ata a resultados, porque se necesita eficiencia”.
Se trata, reitera, de salarios o beneficios laborales atados ahora a objetivos y no a horarios. “Las empresas modernas fueron más flexibles y sabían que este iba a ser el futuro. También han comprendido el tema de la reducción de puestos, apuntando a que quienes se queden tengan que manejar más responsabilidades”.
Destaca que “la tendencia es hacer más cosas y que las actividades se diversifiquen. Si antes éramos especialistas, ahora tenemos que serlo en muchas más áreas”, afirma. Otra de las tendencias que se ampliarán en la presentación de la encuesta apunta a que las empresas reducen costos físicos y costos de movilidad.
“Los bancos tienen el tema del personal en sus agencias, por ejemplo, sin embargo, mejoran su plataforma hacia la banca virtual para no decaer en su atención”.
Regreso a la dinámica 
En el sector servicios, por ejemplo, se están “rescatando profesionales de otras generaciones. Esas personas que se jubilaron y pueden adaptarse a los nuevos espacios vacantes son un gran recurso”, dice.
Sobre esto asegura que “el encuentro generacional implica trabajos de aceptación”. Indica que “las relaciones laborales han cambiado y los salarios son solo una muestra de ello. Los profesionales independientes son emprendedores y las empresas han tenido que entender eso. El mismo empleado manifiesta los ofrecimientos que se le hacen y se otorga permisividad para cumplir los objetivos y mantener niveles de productividad”.
Es directa al afirmar que: “Es obsoleto el concepto de empleados exclusivos”.
Los servicios y sus cambios 
Los sectores de comida rápida han experimentado mutaciones ligadas a la migración de jóvenes del país hacia otras latitudes. “Ello ha hecho que muchas empresas del ramo flexibilizaran el perfil que buscaban”.
Destaca cómo una red de cafeterías, muy conocida, dio ingreso personas mayores, cambiando el perfil de sus talentos, obteniendo como resultado modificación de los ambientes de sus restaurantes y sus ritmos. “Los nuevos empleados, de generaciones mayores, han demostrado que tienen quizás menos rapidez, pero ofrecen un mejor servicio”.
Asegura que el área de atención al público es muy sensible, pues su personal está ligado a “salarios mínimos”, de allí que el tema emocional es vital para retener al recurso humano y garantizar que haga bien su trabajo. “Mantener la operación se logra diversificando las responsabilidades en el equipo con el que se cuente”, concluye.
Sobre la encuesta 
– La 25ª Encuesta Nacional de Salarios examina escalas de ingresos que otorgan las empresas en su organigrama.
– El responsable del estudio es Raúl Briceño, experto en materia salarial, contratos colectivos, planificación y gestión humana.
– Es uno de los análisis más formales y continuos que se realizan en Venezuela y su data informa los promedios por posición.
– La información además provee data comparativa entre las cifras oficiales y las que se otorgan en el sector privado.
– Es un referente para la gestión de recursos humanos, finanzas y planificación.
– En las presentaciones de resultados se expondrán recomendaciones a las empresas para visualizar elementos de compensación y beneficios.
admin